Aeropuerto para Oruro sí, pero no allí


Una conclusión, simples análisis basados más en el sentido común que en estudios profesionales dicen que es una pésima idea la construcción del futuro Aeropuerto Internacional “Juan Mendoza” en el lugar donde hoy en día funciona una pequeña pista de aterrizaje empleada para recibir sólo aviones pequeños.

22 de Agosto de 2010. Llegaba el Presidente de la República para otorgar un desembolso de $US 35 millones para los trabajos de construcción de un moderno aeropuerto para la ciudad y el departamento de Oruro. La ceremonia contó también con la presencia de las autoridades del departamento quienes han comprometido sus mejores esfuerzos para el logro de este anhelado sueño para todos los orureños.

Algo que sin embargo ha sido motivo de discusión, ha sido el lugar donde debería ser construido este aeropuerto, teniendo como opciones entre otros la localidad de La Joya, unos kilómetros más al norte de la ciudad, la planicie de San Juan Pampa a unos pocos kilómetros al este de la ciudad, carretera a Cochabamba y la actual pista de aterrizaje, Aeropuerto “Juan Mendoza” que finalmente resultó ser el lugar donde se va a construír el futuro moderno aeropuerto.


Los estudios que se han hecho (si es que se han hecho seriamente) no han tomado en cuenta las dificultades que presenta este lugar pues está muy cerca de la ciudad, muy cerca a muchas nuevas urbanizaciones y muy cerca a zonas industriales.

Tenemos por un lado a la Zona Industrial Huajara al norte de la pista, un lugar donde se han instalado ingenios metalúrgicos e innumerables fábricas de ladrillos que emanan gases y humos que hacen imposible la visibilidad en determinadas horas del día. Pedirles a esos ingenios en especial un eventual traslado de sus instalaciones, que desmantelen sus chimeneas o que disminuyan sus emanaciones constituiría un grave perjuicio para esos emprendimientos privados pues siendo la base de sus operaciones la  minería y siendo Oruro un departamento que vive en gran parte de la minería sería también un importante recorte en sus ingresos.

Al sur de la pista tenemos también el Complejo Metalúrgico de Vinto y ahí las palabras sobran pues las chimeneas emanan también humos que dificultan la visibilidad.


También están las nuevas urbanizaciones que rodean el lugar de la actual pista de aterrizaje y que están en constante expansión. Tendríamos entonces un moderno aeropuerto construido en el medio de una ciudad y esto constituye un enorme peligro pues tendríamos el equivalente del Aeropuerto del Trompillo en Santa Cruz, situado dentro del radio urbano de la ciudad y que hoy en día sirve sólo para recibir pequeños aviones dado el peligro que representa que aterricen en el aviones más grandes.

Los estudios tampoco han tomado en cuenta un eventual cierre del Aeropuerto de El Alto, pues como sabemos esa ciudad está en un constante crecimiento que supera al de las nuevas urbanizaciones de Oruro y que con el tiempo van a rodear  a su aeropuerto terminando por convertirlo en un peligro pues estará virtualmente dentro de un enorme radio urbano. Esto obligaría a derivar salidas y llegadas de vuelos hacia el aeropuerto internacional de Oruro que al menos temporalmente se convertiría en un aeropuerto internacional para La Paz y esto sería de una vital importancia para nuestros intereses regionales.

Al parecer nuestras autoridades no lo han pensado bien y han pensado más en contentar siempre a los orureños más ingenuos que por desgracia están al frente de las instituciones más representativas. Al parecer también una movida inteligente del gobierno de otorgarle a Oruro $us 35 millones para calmar y contentar a su gente pues después de Potosí era el próximo departamento en levantarse.

Aeropuerto para Oruro sí, pero no allí.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores