La economía mundial ¿Demasiado grande para caer?

El lanzamiento de un transbordador espacial, la erupción de un volcán, el paso de un devastador tornado o el colapso de la economía mundial son algunos de los eventos que me gustaría presenciar muy de cerca antes de morir. Quizás no me haría tanta gracia vivirlo en la realidad pues sería lo último que presenciaría antes de morir.

Cómo olvidar aquel 2008, cómo olvidar nombres como General Electric, Chrysler, AIG y otras compañías que yo creía inmortales y a las cuales el gobierno de los EE.UU estaba rescatando a cada rato. Algo muy grave estaba pasando, algo que en aquellos momentos me costaba entender hasta encontrarme con “Too Big To Fail”, un filme de HBO que me aclaró en casi hora y media muchas, muchísimas cosas que en su momento no pudieron hacerlo las píldoras informativas de CNN con tantos términos y jerga que sólo era comprendidos por expertos y entendidos en la materia.

Para aquellos que no sabemos muy bien cómo funcionan los engranajes de la economía global, “Too Big To Fail” es de gran ayuda para entender un poco acerca de las causas y consecuencias de lo que llamaron el “Crash de 2008”. El film comienza con los medios reflejando algunas de las políticas financieras del gobierno del entonces presidente George W. Bush que pudieron ser el origen de esta crisis que entre otras cosas empezó con la caída por falta de liquidez del banco de inversión Bear Stearns (un gigante de los EE.UU) y de las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac. Con ayuda del gobierno, Bear fue comprado por otro gigante bancario (JP Morgan Chase) a precio de Feria 16 de Julio de El Alto y las hipotecarias terminaron por ser nacionalizadas al inyectárseles importantes cantidades de dinero.

Dick Fuld (círculo), director ejecutivo de Lehman Brothers interpretado por James Woods.

El film continúa mostrando los desesperados esfuerzos de Dick Fuld, director ejecutivo de Lehman Brothers (el cuarto banco de inversión más grande de los EE.UU) por encontrar un socio o un comprador pues la compañía estaba al borde de la quiebra. Los precios de sus acciones bajaban peligrosamente y nadie quería comprarla o invertir en ella, ni siquiera Warren Buffet (el hombre más rico del planeta) que tiene una oferta que no convence a Dick pues le parece irrisorio. Él confía ciegamente en que la tormenta pasará y que los precios de las acciones mejorarán y subirán en algún momento, algo que finalmente no ocurre.

William Hurt interpretando a Henry Paulson (círculo), Secretario del Tesoro norteamericano en 2008.

Henry Paulson (Secretario del Tesoro norteamericano y protagonista principal del film) se niega a rescatar a Lehman con plata del gobierno tal como hizo con Bearn Stearns, Fannie Mae y Freddie Mac e intenta encontrarle un socio o un comprador negociando con una compañía británica (Barclays) por un lado y presionando a los bancos privados de Wall Street por el otro. Según Paulson, es también problema de la banca privada pues Lehman hace negocios con todos ellos y si se hunde los hundirá también a ellos.

El problema está en los “activos basura” o “activos tóxicos” que son el motivo por el que los interesados temen asociarse o comprar a Lehman. Son hipotecas que los clientes del banco no pudieron pagar lo que les costó el embargo de sus casas. El mercado inmobiliario estaba en bajada y no era propicio vender las casas embargadas para así recuperar algo del dinero prestado, entonces las pérdidas crecían y crecían cada vez más al igual que las deudas de Lehman. Dick Fuld intenta lavarse las manos culpando a la gente embargada diciendo: “Nadie obligó a esos imbéciles a comprar casas que no podían pagar o a hipotecarlas para comprarse yates”.

Bank Of America, Barclays y una compañía coreana están entre los interesados en comprarse a Lehman pero no quieren saber nada de sus “activos tóxicos” y sólo quieren comprar la parte buena y sana del banco. Como dijimos antes, Henry Paulson no quiere saber de más rescates con dinero del gobierno y exige una solución por parte de los ejecutivos de los bancos privados (competidores de Lehman) a quienes encierra el fin de semana en la Reserva Federal hasta que encuentren un remedio al descalabro de su rival.

Matthew Modine interpretando al director ejecutivo de Merryl Linch (círculo)

John Thain (director ejecutivo del banco Merril Lynch) temeroso de ser su banco el próximo en colapsar por falta de liquidez, negocia a ocultas la compra de su banco por parte del Bank Of America lo que finalmente ocurre y termina por fregar a Lehman pues era en principio el favorito para ser comprado con lo que Barclays queda ahora como único interesado pues los coreanos ya se habían ido ante la falta de seriedad en las negociaciones.

Ya es domingo. Jamie Dimon, director ejecutivo de JP Morgan cansado y aburrido de las infructuosas reuniones, le propone al resto hacer una “vaquita” para juntar plata y comprar los “activos basura” de Lehman. Él comienza poniendo 1 billón (mil millones), los demás acuerdan también en poner 1 billón cada uno y todo parece encaminarse a un final feliz pero cuando el trato está por cerrarse, ni la autoridad reguladora británica ni el ministro de hacienda británico (Barclays tiene su sede en Londres) lo autorizan y todos los esfuerzos y negociaciones se van por el caño. “Los británicos nos jodieron” dice un triste y resignado Henry Paulson.

Ante el temor por la caída de los mercados asiáticos que están a punto de abrirse (faltaba poco para el lunes), Paulson y su despacho ordenan y obligan a Lehman a declararse en quiebra con indirectas pues les cuesta mucho hacerlo de forma explícita. La junta directiva de Lehman se reúne y después de una votación acuerdan declararse en quiebra. Esta parte es la que me rompe el corazón.´

Ya es lunes y aparentemente todo está en calma y todo parece ser solo buenas noticias para Henry Paulson y su equipo. Están tan optimistas que incluso brindan una conferencia de prensa para calmar a los medios y a la gente dándoles a entender que ya no habrá más rescates por parte del gobierno para los codiciosos de Wall Street. Sin embargo las consecuencias comienzan a verse y son catastróficas: el Dow Jones se viene abajo, los bancos congelan sus créditos, la gente comienza a desconfiar y a retirar su plata, los mercados norteamericanos se caen y el desmadre apenas comienza en Europa. Cunde el pánico y el despacho de Paulson comienza a ser inundado con llamadas de los aterrorizados ejecutivos de Wall Street y otros como el director ejecutivo de General Electric que advierte del riesgo de no poder cubrir sus operaciones diarias lo que obligaría a parar la producción y provocar el cierre de numerosos negocios en los EE.UU. Paulson incluso recibe un jalón de orejas de parte de la entonces Ministra de Finanzas de Francia Christine Lagarde que muy pero muy enojada le reprocha su falta de sensibilidad por haber abandonado y dejado quebrar a Lehman pues esto ha provocado un desastre en los mercados europeos. Le recuerda que no es sólo un problema de los EE.UU.

Laila Robins interpretando a Chistine Lagarde (círculo), Ministra de Finanzas de Francia en 2008

No todo acaba allí. Como si Paulson no tuviera suficientes problemas surge otro más grande: AIG. La tercera empresa de seguros más grande del planeta está a un paso de la bancarrota pues muchos clientes suyos (bancos especialmente) han asegurado sus potenciales pérdidas en AIG que dentro de poco no tendrá con qué pagar y entrará en “default” (mora, cese de pagos y deudas).

Michele Davis (asistente de Relaciones Públicas de la tesorería) interpretada por Cynthia Nixon

Michele Davis (asistente de Relaciones Públicas de la tesorería) debe dar una conferencia de prensa explicando la situación pero no sabe cómo hacerlo ni por dónde empezar. Aquí se reúne todo el equipo de la tesorería para tratar de encontrar la forma de exponer la situación sin alarmar a los medios y a la gente. Es una escena importantísima del film pues aquí intentan explicar el origen y las consecuencias del caos que se ha desatado aunque con términos y palabras para intentar confundir a la opinión pública y maquillar el desastre. Yo alcancé a entender esto:

Las tasas de interés estaban muy bajas y accesibles así que con ello había crecido la cantidad de clientes que solicitaban préstamos en los bancos para conseguir su “sueño americano” (una casa, un negocio propio, etc). Los bancos tenían entonces más y más clientes lo que suponía más y más beneficios por los intereses que cobraban así que cegados por ello, empezaron a darle créditos a gente que tenía poca o ninguna solvencia. Si el banco perdía esa plata no había problema, pues conscientes del peligro de darle créditos a cualquiera, optaron por acudir a las compañías aseguradoras y asegurar esas posibles pérdidas así que cualquier pérdida de plata lo cubría el seguro. Por ello es que las compañías aseguradoras también empezaron a tener más y más clientes pues vendían más y más seguros y claro: tenían más y más plata y nunca vieron el peligro que supondría una eventual caída del mercado inmobiliario hasta que ocurrió.

Una de esas compañías de seguros (AIG) aseguró una cantidad tan pero tan grande de riesgos en todo el planeta (la mitad de los bancos del mundo eran sus clientes) que comenzó a quedarse sin plata pues empezó a pagar las pérdidas que sus asegurados sufrían prácticamente a diario: Un “swap default”, la mora de los bancos pasa a la aseguradora. Con el mercado inmobiliario cayendo en picada, AIG no tendría plata para pagarle a los bancos que a su vez no tendrían plata para cumplir obligaciones con sus clientes que entonces no podrían sacar su dinero. El sistema financiero colapsaría, habría largas colas en los bancos, histeria colectiva, tele cajeros destrozados, escasez de alimentos, tiendas saqueadas, un caos total. Michele Davis presa del pánico, pregunta qué es lo que debe responder si acaso le preguntan sobre la falta de control y regulación sobre las transacciones de este tipo. Paulson le responde: “Nadie quería regular ni controlar nada pues estábamos ganando demasiado dinero”. ¡PLOP!

Billy Crudup interpretando a Tim Geithner (círculo) presidente de la Reserva Federal de NY en 2008

Aquí aparece de nuevo un deprimido Dick Fuld tratando de ahogar sus penas con alcohol y maldiciendo a Paulson después de enterarse en los medios del millonario rescate de AIG por parte del gobierno que supuso su salvación temporal. Aún así los créditos bancarios siguen congelados. Después de la quiebra de Lehman nadie quiere prestarle plata a nadie pues nadie sabe si el otro podrá pagar después. Una primera propuesta para descongelar el crédito es la idea de Timothy Geithner (presidente de la Reserva Federal de New York) que consiste en fusionar a los bancos de inversión con los bancos comerciales lo que funciona a medias pues la confianza ya no es la misma de antes tanto así que bancos como Morgan Stanley terminan asociándose con compañías como Mitsubishi y otros como Goldman Sachs acuden a Warren Buffet para salvarse.

Ben Bernanke (círculo) Presidente de la Reserva Federal de los EE.UU interpretado por Paul Giamatti.

Paulson decide entonces que el único camino para evitar una crisis financiera es que el gobierno acuda al rescate de las compañías próximas a colapsar. Sin embargo Ben Bernanke (Presidente de la Reserva Federal de los EE.UU) le advierte que ya no puede seguir “disparando su bazooka”, es decir seguir rescatando entidades financieras de manera unilateral sin legislación alguna. Ya estuvo bueno con rescatar a Bearn Stearns, Fannie, Freddie y AIG. Ahora hay que ir al congreso y pedir plata de “forma legítima” con un proyecto de ley. Entonces llevan una propuesta bautizada como TARP (Programa de Alivio para Activos Problemáticos) que al principio tiene tan sólo tres hojas y mismo que de entradita es rechazado por los líderes del congreso antes de siquiera debatirlo en el pleno. Aquí es donde Ben Bernanke intenta darles un susto diciéndoles que si no hacían algo, no habría una economía el lunes pues estarían reescribiendo la Gran Depresión de los años 30 sólo que esta vez las consecuencias serían muchísimo peores.

Dan Jester, contador del tesoro norteamericano le advierte a Paulson que el TARP no funcionará al menos de forma inmediata pues tomará mucho tiempo antes de ver algún resultado así que propone una solución inmediata: inyectarle capital a los bancos, es decir darles plata para que éstos a su vez lo presten y descongelen el crédito. Paulson y el resto del equipo desechan esta idea que va en contra de los ideales republicanos pues para ellos eso sería una “nacionalización”.

Paulson se da cuenta de que el TARP en efecto tardará demasiado pero aún así es reticente a la “nacionalización” de la banca norteamericana. Ben Bernanke entra en escena una vez más y dice que una inyección de capital es justa y necesaria y que no hay que dejar de hacerlo sólo por el temor de entrar en la historia por ser los hombres que nacionalizaron los bancos norteamericanos. Reúnen a los ejecutivos de nueve bancos y les proponen (por no decir obligan) aceptar dinero del gobierno para que lo presten y así vuelvan a dar créditos. Al principio se resisten por temor a los controles y a la regulación del gobierno pero todos terminan aceptando.

El filme tiene de todo, momentos de tensión, dramatismo, intensidad y algo del tradicional sentido del humor norteamericano (sólo para entendidos) y más allá de ser entretenido también resulta educativo. Hay mucho de esa jerga que yo no entendía con claridad y terminé por entender aquí: “bonos basura”, “activos tóxicos”, “default”, “swap default”, “golden parachutes”, “subprime credits”, etc.

También hay mucho para reflexionar. Uno casi entiende los miedos, la antipatía, la histeria y la paranoia de gente como Hugo Chávez, Evo Morales y muchos sectores de ultraizquierda o del socialismo hacia el capitalismo. Uno incluso siente lástima por el sufrido pueblo norteamericano que con sus impuestos siempre termina pagando por el salvajismo, la ambición y el hambre de dinero de los codiciosos de Wall Street. “Lincharlos sería una buena idea” dice un ciudadano. Un congresista demócrata se pregunta después de darle una leída al TARP de Paulson: “¿Tanta plata sólo para salvar a los bancos? ¿No hay nada para el trabajador que está a punto de perder su casa?”. La asistente Michele Davis cuestiona: “Estos tipos casi acaban con la economía norteamericana, queremos salvarles dándoles plata y encima lo rechazan porque no quieren ningún tipo de control ni regulación?”. Algunas frases:

“El crédito puede levantar una economía moderna pero la falta de crédito puede hundirla rápida y definitivamente.”  (Ben Bernanke, Presidente de la Reserva Federal de los EE.UU)

“No te pongas nervioso, vas a ser dueño de un banco por el mismo precio con el que te compras un hot dog”  (Chris Flowers, animando al Bank of America a comprarse Lehman Brothers)

“Creen que rescataré a todo Wall Street como si yo fuera el tipo yendo detrás del elefante con una pala”  (Henry Paulson)

“AIG no es Lehman. AIG sí tiene con qué pagar en cambio prestarle plata a Lehman era como prestarle plata a un hoyo.” (Henry Paulson)

El reparto es de lujo, están muchos conocidos que han ganado el Oscar y muchos Emmys como James Woods, Cynthia Nixon (Sex and The City), Paul Giamatti (John Adams), Mattew Modine (Full Metal Jacket), Bill Pullman (Independence Day), Tony Shalhoub (Men In Black), Evan Handler (Dante’s Peak) entre otros. “Too Big To Fail” entretiene, educa, reflexiona y hasta divierte. Como mínimo tiene que ganarse un Emmy.

ENLACES INTERESANTES:

Interesante artículo que explica más claramente sobre lo que estaba pasando en 2008.

Las razones por las cuales los bancos empezaron a dar créditos ciegas a diestra y siniestra.

Quién interpreta a quién en la película. Fotos de los personajes.

 

One Response to La economía mundial ¿Demasiado grande para caer?

  1. Lorenzo Ramos Pérez dice:

    Muy bueno el articulo..felicitaciones

    Me gusta

Dime qué opinas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: