El mejor Carnaval se vive aquí: Oruro 2015

Algunas imágenes del mayor espectáculo conocido en el mundo: el Carnaval de Oruro en Bolivia. Color, magia, encanto, un regalo para la vista de quienes hemos sido testigos privilegiados de esta versión 2015 del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

ofi19

ofi04

ofi18

ofi01

ofi02

ofi03

ofi14

ofi05

ofi03

ofi04

ofi02

ofi01

ofi00

ofi16

ofi15

ofi11

ofi07

ofi06

ofi08

ofi10

ofi09

ofi05

ofi14

ofi15

ofi11

ofi12

ofi17

ofi011

ofi10

ofi09

ofi07

ofi06

Tener el mejor carnaval no hace de Oruro una ciudad mejor, tener una mejor educación, una mejor salud o una mejor infraestructura urbanística sí harían el milagro pero hasta el día en que a los orureños nos interese más educarnos o cuidarnos que bailar, no queda más que disfrutar de este entretenimiento pasajero que mantiene ocupados a los orureños casi el año entero. La mejor prueba de ello es aquella frase que rezan las autoridades encargadas de la organización de tan bello espectáculo: “Ni bien termina este carnaval ya tenemos que pensar en el próximo”. Pero más allá de todo eso, ha sido un privilegio vivir estas dos últimas semanas en Oruro y ser testigos de la más grande fiesta conocida en el planeta que lo tenemos aquí en nuestra ciudad !!! razón por la cual los orureños debemos sentirnos orgullosos sí pero reflexionar que no todo en la vida del orureño es solo carnaval dejando de lado cosas mucho más importantes. Hasta el Carnaval de Oruro 2016…

Mabelaskita

Enlaces relacionados

Carnaval de Oruro 2012

Carnaval de Oruro 2011

Los Diablos de ayer y de hoy

Escribo estas líneas a solicitud amable de un personero de “El Diario” que ha querido dedicar una de sus prestigiosas páginas a la rememoración del histórico 10 de Febrero de 1781, fecha cívica principal de Oruro, ciudad consagrada últimamente “Capital Folklórica de Bolivia” y coincidentemente la motivación de estos párrafos tiene conocimiento con el folklore orureño pues creo interesante decir algo sobre la evolución de la ya famosa Entrada del Sábado de Carnaval y en ella “La Diablada” que es la que concita la máxima expectativa popular.

09_Oruro_Oruro_Febrero10_1977

Por lo menos de diez años a esta parte, viene manifestándose en Oruro un interés verdaderamente eufórico y al parecer más y más creciente por aquella entrada carnavalera con sus tradicionales comparsas de “Morenos”, “Llameros”, “Cullahuas”, “Incas”, “Chunchus” y alguna más entre las cuales la de los “Diablos” es la más brillante, bailarina y ágil y la que el público mira con especial deleitación. Pero el caso es que no fue siempre así con los rutilantes diablos de nuestros días.

Apelando a mis recuerdos de los años de 1920, puedo decir que a diferencia de los diablos de hoy, tan numerosos, tan elegantes, suntuosos, costosamente ataviados y en cuyos conjuntos hay “gente bien”, los diablos del pasado eran gente de humilde escala social, en su mayoría matarifes, popularmente llamados “mañazos” y eran tan pocos que no formaban sino un solo conjunto. Con raras excepciones, iban pobremente ataviados con disfraces en los que la pechera y el faldellín estaban descoloridos y deslustrados porque a no dudar, el disfraz había servido ya para muchas entradas, más lo que recuerdo es que en aquel atuendo la camiseta y el calzoncillo de muchos de los diablos estaban tan sucios que al escribir esto, tengo la idea de que eran los mismos que el danzarín usaba a diario y no habían sido lavados vaya uno a saber cuánto tiempo. En el traje diablesco lo singular era la careta por lo pesado que debió resultar (quizás hasta unos 3 kilos) por estar fabricada de yeso. Los diablos de aquel tiempo, además iban armados de tridentes de hierro que los chicos de entonces llamábamos “trinches” que blandían amenazadoramente a tiempo que lanzaban su peculiar y mefistofélica exclamación “Aaaarrrrrr….”

Como hoy, la antigua diablada tenía también “osos”, “china supay”, “cóndores” y “monos”. ¡Oh los monos! Eran el terror de los chicos, vestidos de amarillo y portando largos chicotes se hacían temibles porque si bien los diablos solo amagaban con sus trinches, los monos pegaban en serio con sus chicotes por lo cual los chicos optábamos casi siempre por escapar o por lo menos ocultarnos al amparo de las personas mayores.

La entrada se la realizaba siempre a lo largo de la entonces “Avenida Colombia” (hoy 6 de Octubre). Cada conjunto iba acompañado de su caravana la cual a diferencia de las actuales que se arreglan en autos, se las disponía en mulas con orfebrería y platería acaso más genuinas que ahora y era conducida por el dueño de pintoresca apariencia porque iba emponchado en fina vicuña, la cara blanqueada por entero con “harina de Chile” y profusamente engalanado con serpentinas de vistosos colores y delicada fabricación pues eran importadas. No duraba mucho la entrada de aquellos tiempos, quizás una hora a lo más y se la podía presenciar cómodamente desde cualquier sitio de la Colombia porque a diferencia de lo que ocurre hoy, no se producían agolpamientos de muchedumbre, bloqueo de esquinas ni mucho menos era necesario “agarrarse campo” o “señalar sitio” desde días antes como sucede al presente en que a mayor abundamiento, hay que pagar por los “sitios estratégicos” de la Bolívar y la plaza 10 de Febrero.

No podía precisar si el año 1927 o 1928 pero recuerdo que por esa época, las autoridades comunales considerando que la costumbre de la entrada había mucho de vulgar, plebeyo y pagano, resolvieron suprimirla radicalmente. Por lo visto la tradición se impuso y hoy por hoy la poco menos que mundialmente famosa entrada constituye poderoso medio de incremento del turismo nacional.

En fin, cabe destacar el hecho de que los refinados y opulentos diablos de hoy, descienden de aquellos pobres diablos de antaño, ni más ni menos…

Por: Misael Pacheco Loma

Oruro, Febrero de 1977.

Carnaval de Oruro Versión 2012

Lo que se vive en Oruro no se encuentra en ningún otra parte de Bolivia ni en América Latina ni en el resto del mundo. Oruro es una especie de ciudad santa no solo porque gran parte de su población es seguidora del San José, el club de fútbol más popular de la región, sino también porque Oruro es para muchos bolivianos lo que es la ciudad santa de La Meca para el mundo musulmán pero muchísimo mejor y más divertido pues aquí además de peregrinar hasta la Iglesia de la Virgen santa del Socavón lo haces bailando y cada paso que avanzas es retribuido con los aplausos y el entusiasmo de la gente. Los carnavales en Oruro son un híbrido entre fiesta religiosa y una sobredosis de diversión en lugar de sólo diversión como sucede en la mayoría de los carnavales del resto del mundo. Visitar Oruro en carnavales es vivir una experiencia única e irrepetible porque además tiene el mérito de integrar el país entero con danzas que vienen del norte hasta el sur de Bolivia.

Tigo

Interesante fue la escenografía montada en la calle La Plata, una de las rodean Plaza 10 de Febrero que literalmente fue tomada por la telefónica privada TIGO con un resultado interesante: graderías seguras, bien armadas que contaban incluso con seguridad privada en todo el tramo desde la Bolívar hasta la Adolfo Mier donde otra telefónica privada VIVA hizo lo suyo aunque menos vistoso que su rival. Aquí un resumen gráfico obtenido con la vieja SONY desde la plaza principal de Oruro.

 

001

003

004

006

008

010

012

014

015

016

018

020

021

024

025

026

028

029

030

032

034

036

038

040

042

044

046

048

049

050

051

052

053

054

055

056

057

058

059

060

061

Valió la pena trasnocharse durante tres noches seguidas, empezando el viernes en la velada previa al día de la entrada del sábado donde pasamos cantando y bailando casi el día entero tratando de sobrevivir la noche y llegar de madrugada a la Iglesia de la Virgen del Socavón para asistir al “Saludo al Alba”, una oportunidad única en el año para encontrarse con todo mundo: compañeros y ex compañeros de colegio, universidad, trabajo, novias, ex novias, amigos, enemigos, mascotas extraviadas, etc. Este año sin embargo no hubo tal, ni fuegos artificiales ni las “guerras de bandas” que se armaban en pasados carnavales quizás porque en esta ocasión la lluvia lo impidió. El domingo de carnaval se empañó con una intensa lluvia por la tarde para calmarse casi al anochecer después de lo cual vino un inmisericorde frío que trató de doblegarnos sin conseguir su objetivo de mandarnos a casa a dormir temprano.

Así y dando pelea al frío armados de con un poco de singani mezclado con leche caliente, sobrevivimos a otra noche orureña para finalmente decirle adiós a Oruro en la madrugada del lunes mientras su Virgen del Socavón nos despedía con una lluvia suave invitándonos a venir a visitarle en 2013 para volver a rezarle y darle gracias por los buenos momentos pasados, las plegarias escuchadas y concedidas.

000

Más imágenes y fotografías del Carnaval de Oruro

Carnaval de Oruro 2011

Carnaval de Oruro 2015

Carnaval de Oruro 2016

Videos del Carnaval de Oruro 2012 en pequeñas cápsulas