Juan Mendoza: El héroe orureño que la ignorancia desempolvó

La ignorancia de las autoridades orureñas fue la que hizo posible que el nombre del ilustre orureño don Juan Mendoza y Nernuldes saliera del baúl de recuerdos que guarda la rica historia de Oruro para volver a cobrar vigencia en este siglo XXI de una manera tal que quizás no había ocurrido desde el siglo pasado. Hoy el héroe y pionero de la aviación boliviana está más vivo que nunca.

juanmendozamilitar

Debo reconocer que hasta antes del jueves 7 de febrero de 2013, lo único que sabía de Juan Mendoza es que era un aviador orureño y que el aeropuerto de Oruro hasta ese día llevaba su nombre como homenaje a sus acciones heroicas, nada más. Eran datos que sin embargo ya los tenía en mi “disco duro” desde muy pequeño aunque no recordaba con exactitud la fuente de tal información que probablemente fue alguna profesora de la escuela primaria. Todo eso cambió aquel jueves de comadres cuando un puñado de autoridades amparadas en el abuso del poder decidió maliciosamente borrar su nombre de la historia con propósitos mezquinos y en circunstancias nada transparentes, ampliamente documentadas y por demás comprobadas.

Lo que no pensaron estas autoridades es que el nombre de Juan Mendoza estaba tan arraigado en la memoria y el corazón de los orureños, que su reacción ante tal infamia fue algo que no tiene precedentes inmediatos en la historia de Oruro, una ciudad ya acostumbrada sin embargo a las protestas sociales en las que cada grupo por su cuenta luchaba solo por intereses propios y sectoriales. Ahora en esta ocasión el respeto por la memoria y la historia orureñas fue el estandarte para una «guerra» que unió a obreros, universitarios, maestros, comerciantes, mineros y pueblo en general para decirle a sus autoridades que el autoritarismo y el abuso de poder del que hace gala el gobierno en el resto del país no tienen cabida en Oruro.

juanmendozapiloto

En verdad fue una guerra, una guerra declarada por las mismas autoridades locales desde el momento que intentaron borrar parte de la historia orureña con el soporte y complicidad de autoridades nacionales que no escatimaron en gastos y esfuerzos intentando descalificar las protestas legítimas de los ciudadanos orureños acusándolos de ser sus enemigos políticos, montando historias de conspiración, inventando y fraguando pruebas, persiguiendo periodistas, dirigentes, ciudadanos, amenazándolos e intimidándolos con prácticas que no se veían desde las dictaduras de principios de los años 80. A todo eso debe sumarse el miserable intento de manchar la memoria y la trayectoria del ilustre ciudadano don Juan Mendoza maquinando toda clase de ofensas, injurias, calumnias y falsedades en su contra que por increíble que parezca vinieron de orureños malagradecidos con la tierra que los viera nacer que les dio todo y a la cual traicionaron por quedar bien con quienes ostentan el poder y el autoritarismo en lugar de escuchar y apoyar a la gente que confió en ellos dándoles su voto para hablar por ellos.

Al final nada de ello resultó para convencer a los ciudadanos orureños comprometidos con la historia de Oruro, agrandados en su conciencia y civismo con cada una de las mentiras fabricadas en torno a su persona y en contra de quienes salieron a las calles a defenderlo. Fueron conmovedoras y emotivas jornadas de lucha lideradas por valientes mujeres que le dieron el norte a una lucha de más de cuarenta días en contra de la indiferencia, el menosprecio y la soberbia de sus autoridades, miserias que después de todo debemos agradecer los orureños pues fueron las que desempolvaron y agrandaron la figura de don Juan Mendoza, figura quizás desconocida para las nuevas generaciones y olvidada para las más viejas pero ahora con una renovada presencia e importancia dentro de la historia no solo de Oruro, sino de Bolivia que parece haber descubierto a su piloto orureño, pionero de la aviación boliviana y héroe de la Guerra del Chaco.

Es de esperar que el nombre del Aeropuerto Internacional de Oruro no lleve más el nombre de don Juan Mendoza producto del rencor, el resentimiento y el hambre de revanchismo que le tienen hacia Oruro quienes sirven al gobierno y que harán lo posible para que las leyes sean manipuladas en contra de la historia y las demandas populares.  De todos modos no pudieron con el intento de poner al presidente cocalero por encima del ilustre aviador que hoy por hoy es el orureño de moda, el más notable, querido y respetado incluso por aquellos que aún no habíamos nacido cuando dejó de existir en el siglo pasado y al que sin embargo hoy llevamos en hombros por las calles de Oruro, igual que hace más de 90 años en la planicie de Papelpampa.

Anuncios

SOCIALISMO & GEOGRAFÍA

Salir a beber los viernes por la noche no siempre puede terminar en una borrachera desenfrenada o en una francachela de proporciones. Con un poco de suerte podemos encontrar a alguien que puede hacernos ver las cosas de otro modo o bien como en este caso, ofrecernos una versión propia y diferente acerca de temas y asuntos que no son ninguna novedad para nosotros.

Llevo trabajando ya un buen tiempo con este señor al que vamos a llamarle “Don Aldo”. Don Aldo es toda una autoridad, un líder y un intelectual cuya mente siempre está ocupada, lúcida y despierta pese a sus casi 80 años de vida que no representan obstáculo alguno para que pueda visitar algún boliche nocturno y ponerse de cerveza hasta el tuétano de vez en cuando.

Y ahí lo encontré en uno de esos boliches. Dejé por un rato  a la manada de orangutanes (mis amigos) y me acerqué a su mesa a saludarle. Don Aldo me invita gentilmente a acompañarle por un rato y a compartir un par de botellas de Heineken y otro par de botellas de Huari. Él como yo está cabreado por la escasez de alimentos que él atribuye al régimen socialista de Evo Morales que nos aprieta el cuello y empieza a contarme su versión propia del socialismo al que asocia con la geografía como factor determinante para tener éxito o fracasar en un país. El cita por ejemplo que el fracaso del régimen socialista de Salvador Allende en Chile tiene que ver mucho con la geografía y que el éxito del régimen socialista en Cuba también tiene mucho que ver con la geografía.

 

Yo encuentro que los alimentos están muy caros pero Don Aldo insiste en que están baratos, quizás no para los bolivianos pero sí para nuestros vecinos peruanos, chilenos y argentinos. Para ellos Bolivia es el paraíso pues aquí las cosas están más baratas que en sus países y no tienen reparo en pagar un poco más de lo que se paga en Bolivia para obtener nuestros productos. El boliviano no es tonto, los productores no son tontos. Por supuesto que ellos prefieren vender sus alimentos y su combustible a los chilenos y a los peruanos porque ellos les pagan más y mejor de lo que les pagarían en el país.

Un régimen socialista se maneja en base al control de precios. La comida y el combustible deben alcanzar para todos y deben llegar a todos al mejor precio y eso implica una tendencia a que los precios bajen para que el pueblo esté contento pues para un régimen socialista el pueblo está primero. El régimen socialista suele olvidarse de las necesidades de los industriales, productores y exportadores y se olvida de que ellos también necesitan comer, darle de comer a su familia y pagarles el sueldo a sus trabajadores.

Cuenta Don Aldo que presenció la caída de Salvador Allende en Chile y de su régimen socialista. Cuenta que los alimentos estaban tan baratos que resultaron muy atractivos para sus vecinos bolivianos, peruanos y argentinos que empezaron a invadir literalmente el país. Todo era barato me cuenta, incluso las mujeres chilenas (:P). Alojarse en el hotel más lujoso de Santiago costaba U$ 2.00 la noche, las casas estaban baratísimas así que mucha gente se quedó a vivir allá. Chile era entonces un paraíso para la gente de los países vecinos que empezaron a saquear el país, favorecidos entre otras cosas por la amplia frontera que comparte Chile con sus vecinos y especialmente Argentina (la Geografía!).  Allende estaba llevando a Chile a la ruina y su caída y derrocamiento eran cuestión de tiempo y más aún cuando el gobierno de los Estados Unidos armó un complot para bajarlo del poder por atreverse a tocar los intereses de sus transnacionales en ese país.

 

 

Don Aldo cuenta también que Bolivia empezó a coparse de gente chilena que escapaba del “holocausto” armado por Allende y que venía al país a trabajar por unas míseras monedas. Aquellos chilenos que no conseguían trabajo se pusieron a mendigar. Chilenos mendigando y extendiendo la mano en Bolivia !!! Profesionales de primer nivel que alguna vez fueron respetados, requeridos y muy cotizados en Chile estaban ahora pidiendo limosma en las calles de las ciudades bolivianas. La situación se hizo insostenible allá y todo terminó como sabemos: el derrocamiento y el asesinato del presidente Allende.

Entonces llegó Pinochet e hizo de Chile una potencia económica y militar mundial, implementando el libre mercado y el neoliberalismo como forma de gobierno e hizo de aquel país un país próspero con uno de los estándares de vida más altos del planeta. Todo eso lo logró con un alto, altísimo costo social que le ha hecho derramar sangre y muchas  lágrimas a las madres y a los familiares de los miles de chilenos desaparecidos y asesinados durante su régimen. Don Aldo dice: “¿Y qué?” Chile es lo que es gracias a Pinochet y no encuentra justo que Salvador Allende tenga un monumento en las afueras del Palacio de la Moneda en Santiago siendo que Allende estuvo a punto de hundir a Chile en la miseria. Quizás el dolor de tener a un familiar desaparecido le hubiera hecho decir otra cosa.

Don Aldo me cuenta también de sus aventuras en Cuba en pleno auge del régimen socialista instaurado por Fidel Castro. Aquí el socialismo ha tenido éxito y cuenta que la geografía de la isla ha sido determinante para que el socialismo sobreviva durante tanto tiempo hasta nuestros días. Al contrario de lo que ocurre con el caso de Chile que comparte una enorme frontera con sus vecinos, Cuba es todo lo contrario, es una isla rodeada de agua (qué novedad) en donde la gente sobrevive con un salario promedio de U$ 30.00 al mes pues no necesita más que eso para sobrevivir. Los alimentos alcanzan para todos, los precios son baratos y muy accesibles y la salud y la educación son gratuítos así como los servicios básicos. Cuba es entonces un paraíso socialista y resulta un poco difícil que venga gente de otros países a saquear Cuba como ocurrió con Chile. Debe ser más fácil controlar una isla con militares y policías para reprimir a los contrabandistas y debe ser difícil para estos sacar productos cubanos por mar sin llamar la atención. Y no hablemos siquiera de la idea de sacarlos por aire.

Don Aldo anuncia que tiene que irse antes de que el alcohol haga más mella en él y tenga dificultades para volver a su departamento. Hacemos un último brindis, el por su amada esposa y yo por mi amado San José pues mi amada me dejó hace ya tres semanas L. Salud y hasta una próxima oportunidad.  Insisto en acompañarle, él me agradece pero se niega, quiere irse solo. Le consigo un taxi y le recomiendo al taxista que por favor cuide mucho a “mi abuelito”. La tesis de Don Aldo me deja pensando con las neuronas que aún me sobreviven después de haber vaciado cuatro Heinekens y seis Huaris ¿Socialismo & Geografía? ¿Como funciona esto ahora en este momento en Bolivia bajo el régimen socialista de Evo Morales?

El supuesto régimen socialista de Evo Morales es ahora mismo incapáz de controlar la subida de los precios y solo atina a culpar a los productores por ello y les amenaza con castigarles si no disminuyen los precios de sus productos. El régimen de Evo Morales es incapaz de darle una “solución económica” al asunto y propone una “solución política” y prohíbe a los productores exportar sus productos mediante leyes y decretos pues ellos primero deben abastecer al pueblo. Esto obliga a algunos productores a exportar sus productos en forma clandestina (contrabando) y la escalada de contrabando genera adivinen qué: ESCASÉZ !!!

 

 

El régimen socialista puede controlar la escalada de contrabando a otros países por ejemplo copando las fronteras con policías y militares para que ellos repriman, castiguen y escarmienten a los contrabandistas pero esto se haría insostenible con el tiempo. El costo de mantener a la policía y el ejército en las fronteras sería demasiado alto y esto obligaría al régimen a tomar nuevas medidas en contra de los productores y de los exportadores ya no prohibiéndoles exportar sino aumentando los aranceles a las exportaciones (¿?) para desmotivarles y obligarles a exportar menos. Con esto le damos el adiós definitivo a la empresa privada y a los miles de empleos que ha generado. Yo no soy economista pero tengo sentido común pese a mi escaséz de neuronas pues miles de ellas han sucumbido víctimas del “tsunami” de cerveza.

Encuentro difícil que nuestros vecinos propicien una invasión a Bolivia en pos de nuestros productos, por lo menos no una invasión a la escala del caso chileno que me contaba Don Aldo, pues veo que para ellos nuestro país es poco atractivo para venir y quedarse por la misma geografía: país de altiplano, cumbres, cordilleras, altura. El oriente boliviano puede ser una opción pues es más atractivo y más próspero en negocios, empresas, turismo y mujeres 🙂

¿Cómo hacemos para crecer económicamente? Difícil con el socialismo, a menos que sea con ese socialismo de Lula Da Silva que ha hecho del Brasil una potencia económica mundial. ¿Volvemos al neoliberalismo? No olvidemos que el neoliberalismo impuesto por don Víctor Paz salvó a Bolivia de morir y desaparecer gracias a su tan odiado y criticado 21060 al que le debemos mucho los bolivianos, ese neoliberalismo que ha llevado al Perú de Alán García a tener un crecimiento económico impresionante y envidiable. Creo que lo que condena al neoliberalismo es el mote con el que lo bautizaron.

El socialismo puede que no sea la mejor política para sacar a un país adelante y puede que su geografía tenga también algo que ver con esto. Tampoco creo que el capitalismo sea la mejor solución. A seguir leyendo e investigando o a seguir farreando y bebiendo hasta encontrarse con suerte en un bar a alguien como Don Aldo que nos dé una pequeña ayudita…

 

Dedicado a Don Aldo (A.de.U.S.B, Ingeniero Químico, Expresidente de COMIBOL, Embajador de Bolivia en Alemania y USA, Consultor Minero CODELCO Chile)