El Carnaval de Oruro en esculturas de metal

 De los casi tres kilómetros de extensión que tiene la avenida orureña Tomás Barrón, más de 200 metros están ocupados por esculturas trabajadas en chatarra de hojalata y metal. Las jardineras centrales de la vía atraparon las figuras de siete bailarines del Carnaval de Oruro y de dos representaciones del averno.

El 2006, las autoridades del municipio extendieron invitaciones a dos artistas orureños y a Fernando Crespo para que elaboren las figuras de las danzas más representativas del Carnaval con el mismo material. “La iniciativa nació de manera sui generis porque la técnica de hacer obras con chatarra era poco conocida en Oruro, por ello se invitó a un artista cochabambino y a dos orureños”, recuerda el Director de Obras Públicas del municipio.

El artista valluno, que como carta de presentación ya tenía el casco de minero y un diablo de algo más de dos metros que representa a los personajes salidos del averno, se encargó de trabajar las figuras del toba, el caporal y el pujllay, que forman parte de las danzas del Carnaval.

En cambio, los artistas y docentes del Instituto Superior de Bellas Artes de la ciudad de Oruro, Finelez Llanque y Tito Yúgar, junto a alumnos y obreros (en total ocho) construyeron imágenes del arcángel Miguel, la diablada, el rey moreno, el suri sicuri y una máscara de diablo sobre la esfera del mundo. Tres obras debían ser entregadas en tres meses, antes del Carnaval del 2007.

Imágenes:  I Love Oruro Blog

Texto: http://www.musicaboliviana.net/2009/02/09/oruro-cuenta-su-historia-en-esculturas-de-chatarra/

arra de hojalata y metal. Las jardineras centrales de la vía atraparon las figuras de siete bailarines del Carnaval de Oruro y de dos representaciones del averno.

Anuncios

Puno: Un pedacito de Bolivia en el Perú

La ciudad peruana de Puno jamás tuvo al caporal, la morenada o diablada bolivianas como danzas típicas, tradicionales o representativas del lugar. Puno celebra su fiesta patronal con música boliviana, danzas bolivianas, artistas y músicos bolivianos tal como reflejan los últimos acontecimientos acaecidos y un artículo escrito en 1968 que ubica a 1965 como punto de partida del proceso de “bolivianización” que tristemente han convertido a Puno en una suerte de Consulado del Folklore Boliviano dejando de lado el título de Capital Folklórica del Perú que ostentaba antes de la irrupción de danzas “cursis, costosas y monótonas” venidas e importadas desde Bolivia.

Puno

Lo dice un artículo de 1968 escrito por Don Roberto Valencia Melgar, ciudadano notable y miembro de una antigua familia tradicional de Puno (Perú) que critica y rechaza la “bolivianización” de la fiesta patronal que se celebra en esa ciudad en honor a su Santísima Virgen de la Candelaria. Este artículo pone en evidencia el origen boliviano del folklore que se practica hoy por hoy en Puno y echa por los suelos los argumentos cargados de mentiras, falacias, fábulas e historias inventadas  que dan por sentado el origen peruano de danzas como los caporales, diablada o morenada.

El artículo en cuestión fue publicado en el periódico peruano “Los Andes” el 20 de Febrero de 1968 (hace ya 42 años) y su contenido fue reproducido hace un par de años en el website del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Peruana (CIDEMP) que le dedica una sección a Don Roberto Valencia Melgar (1909 – 2007) en donde le rinden homenaje publicando algunas de sus obras y escritos entre los cuales está “¿Puno Capital Folklórica del Perú?”, documento que viene a convertirse en prueba irrefutable del robo y la apropiación de la música, folklore y danzas bolivianas por parte del Perú.

“Llameritos”, “Chokelas”, “Puli-Pulis” eran algunas de las danzas típicas y tradicionales de Puno, parte de sus legendarias tradiciones y costumbres y con las cuales Puno era ya la indiscutida Capital Folklórica del Perú mucho antes de la irrupción de las “cursis, costosas y millonarias” danzas importadas desde Oruro, Bolivia, mismas que se han enraizado en el alma del pueblo puneño. Puno se ha extranjerizado, en otras palabras: Puno se ha “bolivianizado” desde 1965, año en el que irrumpieron las primeras danzas bolivianas que con la estridencia de sus bandas ensuciaron y silenciaron el dulce y armonioso sonido de los instrumentos de viento que amenizaban la fiesta puneña de la Candelaria antes del infame año al que se hace referencia”.

Fue un resumen del testimonio y la vivencia propias de un ciudadano de Puno nacido a principios del Siglo XX, profundamente preocupado y tal vez hasta indignado por la “bolivianización” de la festividad más grande de Puno que al presente queda como una réplica más de las tantas festividades que se celebran en los andes sudamericanos y que tienen al Carnaval de Oruro en Bolivia como fuente única y original: la máxima expresión de su tipo en América y el resto del planeta.

Aquellos que aún se niegan a aceptar este hecho esgrimen el argumento de la “universalidad” de la música, argumento válido que sin embargo no contempla el hecho de negar o arrogarse el origen de cada una de las expresiones artísticas.

No estamos en contra de que artistas y músicos bolivianos vayan a promocionar y vender su arte por todo el mundo. No negamos tampoco la universalidad de la música ni de cualquier tipo de expresión artística. La música como cualquier manifestación de tipo artístico, es universal y la música y danzas bolivianas no son la excepción más aún cuando estas han sido reconocidas por la UNESCO como patrimonio de la humanidad así que esto no es un tema de nacionalismo exacerbado, sino tan sólo de pedir que se mencione y se reconozca su verdadero origen. Tan simple como eso.

Enlaces relacionados:

Comité Departamental de Etnografía y Folklore de Oruro, Bolivia

Homenaje a Roberto Valencia Melgar (Texto original)

Publicación de diario peruano reconociendo La Diablada como boliviana

El mismo diario peruano afirma que la Alasita es boliviana

Supuesta traición de Llajtaymanta tocando en Perú

Medidores de la autoestima boliviana: Viña del Mar


 

Carnaval de Oruro 2010: El Día “D” en imágenes.

Todo boliviano debería peregrinar al menos una vez en su vida hacia el Santuario de la Virgen del Socavón tal como los musulmanes lo hacen yendo a la Meca al menos por una vez en su vida. Quizás no bailando en su honor pero si visitándola y darle las gracias por ser la base y la razón de la existencia de tan magnífico evento y darle las gracias por ser parte de ella aunque sea como simple espectador. A pesar de los problemas de siempre que al parecer están lejos de desaparecer, disfrutamos mucho de este carnaval y su inigualable belleza.

Aquí el paso del primer conjunto: la centenaria Gran Tradicional Diablada Auténtica de Oruro.

Un grupo de morenos de la Morenada Central de Oruro.

Más de la Morenada Central y algunas encantadoras damas que nos quitaron el aliento.

Esta churrísima morena de la Central a parte de cortarme el aliento me hizo recuerdo a Maggie Gyllenhaal.

“Only in América” como dirían los gringos o como diríamos nosotros: “Sólo en Oruro” y sólo en su carnaval es posible ver cosas como ésta. Y que viva Bolivia y la Central y pese a que no soy un gran fan de esta morenada (y menos de los Cocanis) no puedo decir lo mismo de sus bandas, en especial la Intercontinental Poopó de la cual sí me declaro un fan incondicional.

Caporales Centralistas

Esa llamero!!!

Estas warmis de los Tinkus Tolkas son 100% belleza boliviana como dicen sus trajes.

Nada más y nada menos que Carlos Borja, el gran capitán de la selección boliviana en su época más gloriosa se nos cruza delante de la cámara al querer retratar a este grupo de morenas de la Ferrari.

La linda predilecta de los “Terribles Quinquinchos” flanqueada por otras damas no menos lindas de la cullaguada.

Diablos de la poderosa Urus que nos entusiasmaron como ninguna otra diablada poniéndonos a bailar en nuestras graderías.

Y Mabe Michel no pudo evitar tomarse una foto con esta voluptuosa china de la Urus.

¿Y esta bebita? Ya eran casi las ocho de la mañana y la peregrinación del sábado continuaba con los Tinkus de la Universidad de San Simón de Cochabamba.

Parece que los ángeles aterrizaron en Oruro para ser parte del carnaval. Esta preciosura vino a visitarnos desde los Yungas paceños.

Ojalá estas chapacas tan churas pudieran ser formalmente parte del Carnaval de Oruro y que sea este un carnaval que integre a todas las regiones del país.

La Diablada Urus ya en el corso del domingo de carnaval.

Y Aurora Flores volvió a la vida de repente y bailó y se divirtió con los Pujllay.

Adiós Carnaval 2010 y si la Virgen del Socavón lo quiere, estaremos el 2011. Que viva Oruro y su Carnaval… Que Viva BOLIVIA!!!

Revive el Carnaval de Oruro 2008 en imágenes.